“Y llegó el día: Convención entrega hoy propuesta de nueva Constitución al Presidente Boric” – lunes 4 de julio

A pesar de todo y con varios sinsabores en el ambiente, se cumplió con la tarea de tener en un año una propuesta constitucional, donde se plasma un Estado social y democrático de derecho, una democracia participativa y paritaria, una real descentralización cristalizada en un Estado Regional, que además consagrada la plurinacionalidad, que no tiene nada que ver con la indivisibilidad del Estado. Se resguardan los emblemas patrios, igual que la libertad de culto y de enseñanza, junto con un importante catálogo de derechos sociales y el respeto al medio ambiente.

- Publicidad -
  • Durante muchos meses no fueron pocos los que dudaron que este día llegaría y que la Convención fuera capaz de cumplir el mandato legal de entregar al Presidente de la República una propuesta terminada de nueva Constitución. Pero a pesar de los fantasmas que rondaron la sede del Congreso en Santiago, hoy llegó el momento y justo, a 365 días de su instalación, este lunes 4 de julio se hace entrega del texto constitucional al Mandatario, Gabriel Boric.
  • El punto no es menor. Hoy la Convención cumple un año exacto desde esa fría mañana de domingo, cuando todo el país presenció la instalación de un órgano político inédito -tanto en su conformación como en su tarea- como fórmula para canalizar la crisis política y social que se desató en octubre de 2019.
  • Desde antes de su instalación se puso en tela de juicio la capacidad de la Convención de cumplir su tarea de crear un nuevo texto constitucional en solo un año, tal como lo definió la reforma que habilitó la ruta constituyente. Había que hacer todo de cero y la definición del reglamento para funcionar era la primera prueba clave: si se demoraban más de tres meses, se ponía cuesta arriba cumplir los objetivos.
  • Pero esa valla se sorteó bien y después de eso se inició formalmente -en la sesión de pleno del 18 de octubre- el debate constitucional. Hubo discursos de apertura, se crearon e instalaron siete comisiones temáticas, se hicieron audiencias públicas y se abrió el espacio a la presentación de Iniciativas Populares de Norma (INP), que se sumaron a las presentadas por los propios convencionales.
  • Por varios meses se trabajó y discutió -en comisiones y plenos- en base a más de mil propuestas de artículos de las más variadas temáticas y miradas, desde copias fieles a las normas de la actual Constitución que se quiere reemplazar, hasta ideas polémicas y cuestionables, como eliminar los poderes del Estado.
  • Sin embargo, lo relevante es que al final del día en el proceso primó la moderación y el consenso, a través de la regla del quorum de 2/3 (103 votos) del pleno para que una norma quedara definitivamente en el texto final.
  • En todo caso, este año de trabajo no fue nada de fácil. No tanto por las discrepancias de contenidos, el debate constitucional y las diferencias propias de la discusión política, sino por dos factores que el grueso de la Convención no previó que debería sortear: la estrategia sostenida de la derecha más conservadora (UDI y Republicanos) de denostación de la Convención, la cual se desplegó semana a semana, sin tregua ni pausa por medios de comunicación y redes sociales, variando solo la temática: cuestionar el uso de recursos, los procedimientos, impugnar a figuras claves del proceso como Elisa Loncon, cuestionar una supuesta falta de transversalidad, recurrir al filibusterismo y sobre todo, desplegar una serie de fake news.
  • El segundo factor fueron los errores propios de toda índole, que partieron con el caso Rojas Vade. La confesión del convencional de la Lista del Pueblo de haber mentido sobre su supuesto cáncer, no solo fue la mayor crisis comunicacional que enfrentó la CC, sino que un golpe a su línea de flotación, porque dañó irreparablemente la sólida credibilidad de la que gozaba este órgano en la opinión pública. Después de eso, vino el desfile de propuestas identitarias, el exceso de protagonismo de algunos convencionales, la falta de muñeca política varios y las intransigencias de otros, tanto desde el ala dura de la derecha como de la izquierda.
  • En este punto, el último mes de trabajo de la Convención es el mejor ejemplo de esa oleada de autogoles que han sido contribuido para alimentar las críticas ciudadanas al proceso. De hecho, no pocos analistas coinciden en que el resultado de las encuestas -donde la opción Rechazo creció al punto de empatar con el Apruebo y dejar en pronóstico incierto el resultado del plebiscito de salida del 4 de septiembre- responden al cuestionamiento a los errores de la CC más que al contenido del texto constitucional en sí, dicho sea de paso, el que recién este lunes 4 se conocerá a cabalidad.
  • Para muestra un botón. En junio la Convención zanjó un tema relevante, las normas transitorias, aquellos artículos que definen la gradualidad con que se implementaría la nueva Constitución de ganar el Apruebo el 4 de septiembre. En este paquete de 57 disposiciones transitorias está, entre otros temas, el momento en que entraría en vigencia la nueva Carta Magna; la prohibición del actual Presidente de repostular; cuándo termina el mandato de los actuales senadores; el momento en que organismos como el Tribunal Constitucional será reemplazado por uno nuevo; la Corte Constitucional; los derechos de uso de aguas; cómo se seguirán definiendo por ahora las autoridades castrenses; los plazos para que el Mandatario envíe al Congreso los proyectos de ley para las nuevas institucionalidades en salud, pensiones e infancia; el mecanismo de reforma constitucional en la actual legislatura hasta el 11 de marzo de 2026; y el traspaso de funcionaros del viejo sistema de justicia al nuevo.
  • Debió ser un punto alto para la Convención, de ganancia, porque ahí se estaban dando varias de las certezas que por meses preocuparon a varios sectores ante los eventuales cambios. Pero no fue así, en paralelo se decidió inicialmente no invitar a los ex Presidentes de la República a la ceremonia del 4 de julio, se explicó mal esa decisión, con argumentos confusos y poco creíbles como el aforo. El tema estuvo dos semanas eclipsando las definiciones sobre las transitorias, y cuando se intentó subsanar el error revirtiendo la medida e invitándolos a la ceremonia, ya era tarde, el daño ya estaba hecho. Es más, todos declinaron la invitación.
  • La última semana de trabajo debió ser otro hito relevante: las últimas jornadas de votaciones del informe de Armonización del texto final, con lo que se daba por concluido el trabajo.
  • A pesar de los abrazos en el pleno, las fotografías grupales, la emoción y los apretones de manos sinceros entre convencionales de distintos sectores políticos, ese momento histórico quedó eclipsado una vez más por los autogoles de la propia CC. La invitación de una convencional (Alejandra Pérez) a la ceremonia final al ex dirigente estudiantil, Víctor Chanfreau, cuestionado por su boicot a la PSU hace un par de años; la polémica del vicepresidente, Hernán Larraín Matte, de que la mesa directiva cambió “a puerta cerrada y sin tener atribuciones” partes del texto; y el oficio de Chile Vamos y el Colectivo del Apruebo, exigiendo a la mesa que les enviaran antes de la ceremonia de hoy la versión final de la propuesta de nueva Constitución.   
  • Es cierto que lo de Chanfrau fue una invitación personal, pero quedó en el aire que había sido una decisión de “la Convención”; lo de Larraín Matte puso un manto de duda en el texto en circunstancias que la mesa sí tenía atribuciones para ajustes gramaticales (eliminó la frase preexistentes al Estado en una norma sobre pueblos indígenas, que como la propuesta de Armonización fue rechazada, quedó la previamente aprobada por el pleno antes que no estaba acorde al estilo que se definió para todo el texto). Y si bien se informó el jueves 1 de julio que la versión final de la propuesta de nueva Constitución se difundirá – a través de la web y las redes sociales oficiales- a la ciudadanía este lunes durante la ceremonia, no costaba nada enviar el texto antes a los constituyentes y evitarse el emplazamiento público.
  • Todos errores que se pudieron evitar y que, para varios en la Convención, responden a la falta de manejo y mirada política de la actual mesa, especialmente de su presidenta, María Elisa Quinteros (Movimientos Sociales). Justo es decir que esa crítica en la CC no incluye al vicepresidente, Gaspar Domínguez, quien en a mayoría de los casos fue un contrapeso para subsanar las falencias políticas en la conducción de la mesa.   
  • A pesar de todo y con estos sinsabores en el ambiente, hoy será la ceremonia oficial de entrega de la propuesta de nueva Constitución, con sus 388 artículos 7 57 normas transitorias, donde se plasma un Estado social y democrático de derecho, una democracia participativa y paritaria, una real descentralización cristalizada en un Estado Regional. Además, se consagrada la plurinacionalidad, que no tiene nada que ver con la indivisibilidad del Estado, se resguardan los emblemas patrios, igual que la libertad de culto y de enseñanza, junto con un importante catálogo de derechos sociales y el respeto al medio ambiente.  
  • A las 10:00 horas a la sede del Congreso Nacional en Santiago, llegará el Presidente Boric y representantes de los distintos poderes del Estado: el Congreso, el Poder Judicial, el Gobierno y órganos autónomos. En el salón de honor, además, estarán los 154 convencionales.
  • Será un acto sobrio, breve, pero no por eso, menos emotivo e histórico. La Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles de Chile interpretará el himno nacional, luego Quinteros y Domínguez harán cada uno un discurso final, luego, el secretario de la Convención, John Smok, certificará que no quedan sesiones pendientes y entregará tres ejemplares del texto constitucional: uno a Boric, otro a Quinteros y el último a Domínguez, quienes lo firmarán.
  • Acto seguido, el Presidente Boric, además, firmará junto con la ministra del Interior, Izkia Siches, y su par de la Segpres, Giorgio Jackson, el decreto oficial con el que se convoca a plebiscito de salida del 4 de septiembre.
  • La ceremonia terminará con interpretación musical del pianista Valentín Trujillo.
  • Desde hoy, lo que dijeron o hicieron los convencionales debería quedar en segundo plano. En los próximos dos meses, el debate debería enfocarse en el contenido, en la propuesta real de nueva Constitución. No en lo que a cada uno le habría gustado, sino en si el diseño de sociedad plasmado en el texto y la nueva distribución del poder que se hace, es el mejor camino para las siguientes décadas y generaciones. La definición es tan trascendental como histórica.

Últimas Noticias

Bancada diputados RN entregará al gobierno 100 medidas para combatir la delincuencia

El lunes 26 la bancada de diputados de Renovación Nacional se reunirá con la ministra del Interior,...

Senador Rafael Prohens (RN) proyecta retorno a las urnas por proceso constituyente en “agosto a más tardar”

“Estamos comprometidos con hacer un texto nuevo y eso no ha cambiado” dice de entrada el senador...

Diputados Independientes y del PPD ingresan proyecto de ley que busca terminar con la puerta giratoria de los traficantes  

El diputado Independiente y miembro de la Comisión de Seguridad Ciudadana, Jaime Araya, acompañado de diputados Independientes...

Ley papito corazón: Diario Oficial publicó la norma sobre responsabilidad parental y pago efectivo de deuda de pensión de alimentos

El Diario Oficial publicó la Ley N° 21.484 de responsabilidad parental y pago efectivo de deudas de...
- Advertisement -

Senador José Miguel Durana UDI cree que episodio de “Las Indetectables” y dichos de Guillermo Teillier favorecieron triunfo del Rechazo

El senador José Miguel Durana (UDI) junto con lamentar el odio que percibió en la propuesta convencional...

2 de cada 10 usuarios quieren continuar el proceso de cambio constitucional mediante una nueva Convención Constituyente

En un análisis de opinión pública post plebiscito del laboratorio de comunicaciones Rebaño mostraron 9 narrativas que...

Debes saberlo

- Advertisement -

Te podría interesarRELACIONADO
Está pasando ahora